lunes, 1 de julio de 2013

Boquerones en vinagre


No sé desde cuándo los malagueños nos llamamos boquerones pero me gusta, nos gusta. Tenemos una variedad conocida como boquerón victoriano, que algunos pronuncian vitoriano aunque es obvio que no son de Vitoria-Gasteiz, la capital de Álava o Araba en vascuence, lo mismo que a las Victoria - que había muchas por aquí por ser la Virgen de la Victoria nuestra patrona - las llamábamos Vitoria, Vitoti, e incluso Toti. Ya no se les pone esos nombres a los recién nacidos, ahora los papás quieren que sus bebés lleven nombres únicos, y al final todo el mundo acaba llamándose igual aunque con unos nombres muy raros, que yo siempre me pregunto ¿Qué ha pasado con las Victoria, los Juan, o sea, Guan o Guani,  y todo eso?; aunque me guardo muy mucho de decirlo en voz alta, que nunca se sabe si les puede sentar mal a los papás de ahora, sus bebés y el público en general.



Y es que todo cambia. Hace tiempo que me enteré de que había por ahí un Frente Bokerón que yo pensaba que eran como alternativos de algo y ha resultado ser un grupo de aficionados al fútbol, forofos del Málaga Club de Fútbol. Nada, que acabamos sabiendo de fútbol quieras que no. Es poner las noticias en la tele, y antes de que te des cuenta, estás mirando con toda atención el tiempo dedicado a los deportes, que dura más incluso que las noticias. No sólo ves una y otra vez los goles, sino que siempre salen futbolistas - los gladiadores modernos - hablando a un montón de micrófonos, con las marcas patrocinadoras que les llaman 'sponsors', por todas partes, y botellitas de agua a las que ni miran ni de las que beben pero que deben pagar algo y por eso están ahí chupando cámara. Y los entrenadores, que siempre están en la cuerda floja, porque si pierden partidos, los quitan de en medio de un plumazo. La manera moderna de echarlos a los leones. Lo cierto es que nunca entiendo de qué hablan, sobre todo si el gladiador de turno es extranjero y se expresa o pronuncia fatal, es que no pillo ni una.












Lo que más me sorprende es que la gente se pone la camiseta del club de sus amores cuando ve los partidos, aunque sea en un bar o en casa con los amigotes. No entiendo el sentido de este ritual. Es como si los taurinos se vistieran de luces en cada festejo. ¿Que el color favorito del torero al que admiras es malva? Pues todos de malva y oro. ¿Que toma la alternativa? Todos de blanco y oro. Los gordos, de picador o banderillero. La tradición es la tradición. Y que se aprendan los pasodobles, El Gato Montés, que es muy bonito: "Suena el clarín y sale el toro, ¡ole! gritan a coro...". No se puede comparar con: "De las glorias deportivas que campean por España, va el Madrid con su bandera limpia y blanca que no empaña...". Que no empaña... ¿el qué? O que no se empaña, como los cristales cuando hace frío fuera... Que no me entero.










Yo, que siempre he pensado que los 'balones de reglamento' se llamaban así porque reglamento era un tipo de material, algo como de cuero basto que hacía daño sólo con  mirarlo, no acabo de entender de fútbol ni las pasiones que levanta, de verdad. Lo entiendo todo al revés. Derby, sin ir más lejos. Toda la vida pensando que es una competición hípica y resulta que se trata de partidos entre equipos de la misma ciudad, o qué sé yo... Pero hay derbis casi todos los días, todo el mundo de los nervios.
Como que estoy por preguntar a los nenes que juegan al fútbol en mi urbanización, qué Derby es el suyo y cómo lo llevan. No me atrevo porque son muy brutos y pegan a dar.
En fin, que a base de insistir, ya sé lo que es un 'fuera de juego'. Creo...




Ingredientes.
1 kg de boquerones de buen tamaño.
Sal.
Agua.
Vinagre de vino blanco.
Ajo.
Perejil.

Elaboración.
Limpiar los boquerones. Descabezarlos y quitarles la espina central sin separar los lomos de la cola. Aquí explico cómo hacerlo.




Enjuagarlos bien bajo el grifo, hasta que suelten toda la sangre posible.
En este punto, los congelo durante 24 ó 48 horas, para matar el anisakis.
Descongelarlos pasado este tiempo.
Hacer una salmuera, que no es más que agua en la que se disuelve sal. Para hacerse una idea, el agua de mar tiene una concentración de 35 gr de sal por litro de agua. No necesitamos tanto. La salmuera es para que los boquerones no se pongan blandos, lo interesante es que estén firmes. Con 20 ó 25 gr por litro de agua, puede ser suficiente. Es cuestión de ir probando.
Añadir ahora el vinagre, y lo mismo. Depende de si lo queréis más fuerte o no. A mí me gustan fuertes, pero eso va al gusto de cada uno.
Introducir los boquerones, y tenerlos así alrededor de 4 horas en el frigorífico.
Sacarlos y disponerlos en un recipiente bien ordenados, por capas. Cubrir con ajo laminado y perejil cortado.
Cubrir con aceite de oliva de buena calidad.
Esperar un par de horas y ya están listos.





6 comentarios:

  1. ¡¡ A mi no me importa que me llamen boquerona, sin con ello me quieren decir malagueña !!
    Yo tampoco sé desde cuando nos llaman así a los nacidos en nuestra querida Málaga, tendré que investigar....que eso me gusta.
    Por cierto, me ocurre como a ti..cuando veo el futbol, que no sé por qué no llamamos balón pié, pienso automáticamente: "pan y circo".
    Seguimos igual que en la época de los romanos, falta en los estadios la cuádriga dando vueltas echando panes al público antes del partido. Y es que mientras se hable de futbol, el pueblo no piensa en los males y penurias.
    En fin, a lo que vamos, que haces los boquerones en vinagre divinamente, vamos la perfección absoluta y lo explicas de maravilla.
    Por cierto: "mea culpa" a mi hija no le podía llamar Antonia...aunque de segundo nombre, muy a su pesar se llama "Francisca".
    Un fuerte, fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toñi, yo estoy muy orgullosa de ser boquerona!!
      Y pienso igual que tú, que seguimos con aquéllo de panem et circensis, sólo que ya ni "panem".
      Gracias, guapa!!
      Tu hija tiene un nombre precioso, pero Antonia me gusta mucho, que conste.
      Besitos

      Eliminar
  2. Olé por los toreros.
    Gol por los futboleros.
    Y ñam ñan por las GUISADORAS GUAPAS.
    Estaba esperando tu historia y receta con ansiedad y mira tú por donde me pones unos "vitorianos" en vinagre que... ¡qué me voy pa Málaga!.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé los cocineros güenos y salerosos como mi Posti... Vente pa Málaga YA!!!!
      muchos besitos para ti y tus chicas :)

      Eliminar
  3. Me encantan los boquerones en vinagre, son uno de mis aperitivos preferidos.
    Petonets

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sariqui, me encanta que te gusten, guapa!
      Besitos

      Eliminar