martes, 1 de mayo de 2012

Mermelada de nísperos, caramelos de miel


Cuando las niñas eran pequeñas, íbamos todos los sábados a hacer la compra de la semana al Mercado Central. Antes, desayunábamos churros en el Café Central. Las niñas tomaban cola-cao y como no anduviéramos listos avisando que les pusieran un poco de leche fría, se lo traían hirviendo y teníamos que andar cambiando el cola-cao de un vaso a otro como si fuera el trasvase Tajo-Segura, para enfriarlo porque si no, nos daba la hora del almuerzo allí. Manuel y yo, tomábamos café.

Estábamos muy organizados. Primero parábamos en el puesto de las patatas, lo que más pesa, al fondo del carrito. El dueño del puesto resultó ser un filósofo, nunca le pregunté si había ido a la universidad o no, me traía sin cuidado, era un hombre inteligente. Un día que me hacía ver el buen aspecto que tenían las patatas, le dije
-Sí, sí, pero los sentidos son engañosos.
- Sí señora, ya lo decía Platon, pero éstas están sanas, además.
- Ah, esa es una hipótesis que habrá que intentar falsar para comprobar si es cierta o no, contesté siguiendo la broma y la conversación, divertidísimos los dos.

A partir de ahí, y como siempre aparecíamos temprano, charlábamos Manuel, el del puesto y yo de lo divino y humano, no solía haber mucha gente. Hasta que un sábado llegó una señora a la que tocó esperar - santa paciencia - tres o cuatro minutos a que termináramos la tertulia. En esto que, el tendero filósofo agarró una cebolla tierna por el tallo, se la puso delante como si fuera un micrófono, y le soltó.
- A ver, María, ¿y usted qué opina de todo esto?
- Ay, ay, quita, quita, ¡Digo, con el hombre este! El susto que me has dado, so puñetero...
Ciertamente era un filósofo, tenía sentido del humor.



La siguiente parada era en nuestro carnicero de cabecera, el único al que todavía compramos en Atarazanas. Después, el pescado. En los mercados tienes que aguantar que te engañen unas cuantas veces, hasta que ya te conocen y pasas a la categoría de clienta y es entonces cuando te tratan bien de verdad. Hay un puesto de pescado donde nunca llegué a esta categoría, no llegamos a congeniar. Me fui al de su yerno que tenía otro frente a éste y me decía siempre espere, que a usted le voy a sacar el género que tengo aquí abajo, que es mucho mejor. Falso, de vez en cuando me daba cada unas largas cambiadas increíbles, hasta las niñas se daban cuenta, y ya decíamos a coro ¡nonono, lo de encima de la mesa está bien! De los escarmentados, nacen los avisados. Cambié de puesto.

Por último, la fruta y verdura en el puesto de Las Niñas, que ya no están, lo han vendido. Eran encantadoras, la madre y las hijas. Nada más aparecer los nísperos llegando mayo, mi Manuel, al que toda la fruta excepto las naranjas Grano de Oro, le parecen ácidas,  preguntaba a Carmela, la dueña del puesto.
- Estos nísperos, ¿están dulces?
- Caramelos de miel, caballero.
Todos los años igual, todos los años las mismas dos frases, y todos los años los nísperos le seguían pareciendo algo ácidos. Y mira que se lo digo: Manuel, Manuel, que la fruta no son caramelos de miel, hombre... Pero si yo me empeño, mi Manuel come nísperos como caramelos de miel, por eso hace ya años que los hago en mermelada, dulces de verdad.


Ingredientes.
Nísperos.
El mismo peso de fruta limpia y troceada, de azúcar.
El zumo de un limón.
200 cc de agua por cada kg de fruta.
1/2 cucharada de agua de azahar.

Elaboración.
Pelar y deshuesar los nísperos. Pesarlos y ponerlos en una olla.
Añadir el mismo peso de azúcar que de fruta, el zumo del limón y el agua.
Cocer a fuego medio durante 15 minutos. Remover de vez en cuando, no hace falta espumar.
Dejar que se enfría del todo, y volver a hervir a fuego medio durante 30 minutos, al cabo de los cuales, se añade el agua de azahar.
Triturar ligeramente.
Hervir los tarros de vidrio y las tapaderas en agua durante 10 minutos y dejar enfriar en una rejilla, hasta que estén secos.
Llenarlos con la mermelada caliente y darles la vuelta hasta que se enfríen, así se consigue el vacío.






10 comentarios:

  1. Ya se qué hacer con los nísperos que tengo aquí y no me como....aunque no soy muy de nísperos yo :P Un besito guisadora!!!
    Eli :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga Eli, ánimo con las mermeladas, que los nísperos están buenos así.
      Besitos, guapa!! :)

      Eliminar
  2. Deliciosa mermelada! Me encanta la mermelada de nísperos, pena que sea tan trabajosa. No sé si haré ahora que está en temporada, ya veré.

    Yo solo tengo categoría de clienta en la frutería de mi barrio, después como más a voleo, al menos todavía.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurita, cómo dices que es trabajosa la mermelada, si es la cosa más fácil del mundo... y con las maravillas que haces tú, que ni me atrevo a intentarlo yo jijiji.
      Aprovecha que tienes la categoría de clienta en la frutería y que te den nísperos maduros.
      Besitos.

      Eliminar
  3. Pues me ha encantado tu mermelada y probablemente te la copie porque por esta zona hay mucho y muy buen níspero y me suelen regalar muchos todos los años.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Carmen!
      Toda tuya, la receta... como los nísperos tienen mucha pectina, puede que espese demasiado, pero no hay problema, añades agua y ya está.
      Seguro que te sale exquisita :)
      Besitos

      Eliminar
  4. Deliciosa la mermelada , aunque yo no la he hecho nunca tuve el placer de comer la de Mª Angeles (Cocinar sin miedo) que también es una experta con los nisperos,

    Yo de pequeña cuando podia acompañaba a mi madre al mercado Central y siempre le preguntaba ¡porque compraba en los mismos sitios?, y ella siempre me decía porque son los que menos me engañan, yo no lo entendía hasta que empecé yo a comprar.

    Besitosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reme, es que los comerciantes de los mercados tienen su manera de entender la "fidelización" de los clientes, que parece que es una cosa de ahora, pero ellos lo han practicado siempre jeje.
      Besitos.

      Eliminar
  5. Mira que no me gustan nada los nísperos (y tengo una historieta con ellos, claro no como las tuyas), pero los voy a hacer así pues ya los he visto en el mercado.
    Cuando la haga la subiré para que la veas y me critiques.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Posti, tienes que contar tu historia con los nísperos, que seguro que me gustará.
    Y por favor, haz la mermelada, que con el arte y la maestría que tú tienes, saldrá exquisita.
    Besitos

    ResponderEliminar