domingo, 5 de julio de 2015

Jalea de membrillo o cómo ser cuidadoso y paciente.

Llamar a alguien membrillo era un insulto, muy inocente por otra parte. Ahora ya no podemos insultar, está mal visto, hay que ser políticamente correcto. Alguien de cabeza dura, un poco bruto, era un membrillo y estoy de acuerdo con esto porque cada vez que tengo que partir un membrillo compruebo que son duros, duros de verdad. Especialmente la cápsula donde se encuentran las pepitas, eso es como intentar partir una canica de hierro, no hay manera. Notas cómo tropieza la hoja del cuchillo y tienes que balancear el instrumento hacia adelante y hacia atrás, mientras intentas que no se escape porque con la fuerza que hay que hacer, puedes terminar partiendo la piedra de la encimera de un tajo. Una cosa seria, vamos. Y es que el oficio de guisandera también tiene sus peligros e intrigas ¿es o no?
Prefiero hacer jalea antes que dulce de membrillo, llamado de toda la vida carne de membrillo. Demasiado dulce para mi gusto. En cambio, la jalea es algo delicado, transparente, sutil y con un puntito ácido que me enamora. Por eso, cada otoño me pongo manos a la obra y cuando acabo, tenemos jalea de membrillo para todo el año y mi familia y amigos también.

Ingredientes
Membrillos.
Azúcar.
Limones.

Elaboración
Lavamos los membrillos, los partimos en cuartos u octavos, pero sin pelarlos ni descorazonarlos.
Ahora hay que colocarlos en una cazuela, cubrirlos de agua y añadir el zumo de un limón por cada kg de fruta. Cocer a fuego moderado hasta que estén tiernos. Sí, tardan tiempo, son una fruta muy dura, ya lo hemos comentado. Y no, no se hace en la olla exprés, porque no se evapora agua y entonces no cuajará el compuesto. Esto lo tengo comprobado yo, que me pasé de lista una vez haciéndolos en la olla exprés y luego no cuajó ni de broma.
Una vez que están muy tiernos, se cuelan sobre una olla. Es el líquido lo que nos interesa. Lo mejor es que el colador no toque el líquido que va cayendo en el recipiente, queremos que salga la mayor cantidad de líquido posible. Lo dejamos así una noche entera, o un día. No pasa nada porque esté así.
Importante no se aplasta el membrillo cocido para que suelte el líquido. Si lo aplastamos, saldrá turbio, no queremos esto, queremos una jalea translúcida. La pulpa del membrillo, yo la tiro.
Pesamos el líquido y añadimos 800 gr de azúcar normal por cada kg de líquido.
Cocer a fuego medio, espumando para quitar las impurezas del azúcar que forman una película blancuzca. Tener cociendo no menos de hora y media pero no más de dos. Esto es así, hay que pasar por allí de vez en cuando, espumar, y dar unas vueltas con la espátula. Antes de los noventa minutos, no cuajará aunque esto depende de la fuerza del fuego y otras cuestiones que no hacen al caso, pero lo tengo comprobado. Si se pasa de las dos horas, espesará demasiado y no será un líquido fluído que es lo que queremos.
Está listo cuando hacemos gotear el líquido con la espátula y cae en gotas gruesas y densas.
Es el momento de verterlo en tarros de cristal esterilizados. Tapar cuando esté frío.
Si hemos sido cuidadosos y pacientes, el resultado será una jalea de un bonito color rubí transparente.
Si lo hacéis tal y como lo explico, os saldrá perfecto. No me hago responsable de tuneos, prisas o atolondramientos, que esta receta es muy delicada...

8 comentarios:

  1. No sabes que recuerdos me trae la jalea de membrillo, cuando caía enferma mi madre me la compraba. Decía que limpiaba el hígado. Nunca la hice, en cuanto consiga membrillos, me pongo a ello, se ve deliciosa y tan transparente la tuya.

    ResponderEliminar
  2. No es tan grande internet como parece.
    Enhorabuena por tu blog. Estupendo lo poquito que he visto y lo que no, seguro que estupendo también.
    El año pasado hice jalea, pero como no sabía el tiempo de cocción, el resultado fue un color más oscuro y una consistencia más espesa, pero de sabor rico.
    Yo no tiro la pulpa, lo cierto es que yo quería hacer carne de membrillo y experimentar con el agua de cocción la jalea.
    Junto con el membrillo cuezo un hatillo que contiene las peladuras y corazones de los membrillos y todas las pepitas de limones y naranjas que pude guardar durante un tiempo. La piel, los corazones y las pepitas contienen pectina que ayudan a espesar,además de las muchas propiedades saludables para nuestro organismo.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Anónimo.
    Buena idea la del hatillo con las pepitas de limones y naranjas para la pectina. Yo me ahorro esto, añadiendo el zumo de limón que además de aportar el punto de acidez que me gusta, es de los frutos que más pectina tiene.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la jalea de membrillo. Queria preguntaqrte si conoces alguna receta para hacer las mermeladas sin azucar. Chelo

    ResponderEliminar
  5. Guisadora Duncan: Muchas Gracias por compartir, acabo de hacer la jalea y quedo un poquito mas oscura que la suya, solomestoy esperando a que enfrie, ojala y quede con buena textura.

    Saludos!!!
    Karla.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta.
    Tarea pendiente para este otoño.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. La mejor receta que he visto de jalea de membrillo. Este año la estoy haciendo por tercera vez.

    ResponderEliminar
  8. Hola estuve haciendo la jalea y me salio muy espesa, como puedo soluciomarlo? Muchas gracias

    ResponderEliminar