viernes, 1 de abril de 2011

Alitas de pollo al horno

Pues el otro día estaba yo dándome una vueltecita por el Mercado Central que lo han puesto preciosísimo después de reformarlo y pasé a ver qué tenía mi carnicero de cabecera. Como siempre, tenía de todo y cuando me fui, ya tenía menos género y yo menos dinero, siempre me dejo convencer. Ahora es cuando me digo que necesito otro congelador... Bueno, había unas alitas de pollo que, no sé cómo explicarlo, más que de pollo parecían de pavo o de avestruz. Me enamoré al momento y no tuve más remedio que guisarlas como más nos gustan en casa: al horno.
Ingredientes

1 kg de alitas de pollo. 1 vaso de los de agua, de vino blanco. 150 cc de ketchup. 1 cucharada de sal. 2 cucharadas de azúcar. 2 dientes de ajo.
Elaboración

Cortar la piel de las alitas por la articulación y descoyuntarlas. Volver a dar la forma original. La cosa va así: corte, empujar para que salga el hueso por el corte, colocar otra vez en su sitio. Ahora hay que llevar las alitas al salón de belleza para quitarle los pelitos, vienen sin depilar, de modo que las pasamos por la llama de la hornilla y se chamuscan, huele fatal pero se van del todo. Siempre aparece alguien que pregunta "¿qué se está quemando?" Pos las alitas, alma mía... Las colocamos en la rustidera y hacemos el aliño. En un cuenco, ponemos la sal, el azúcar, los dos dientes de ajo machacados y el vino blanco. Batimos con energía. Añadimos el ketchup y volvemos a batir para que se mezcle todo bien. Ahora lo volcamos sobre las alitas y dejamos macerar una hora a temperatura ambiente. Yo suelo ir justa de tiempo, con lo que de macerar, poquitas veces pero la receta que me dieron era así, las cosas como son. Las entramos al horno precalentado a 200º durante 1/2 hora. Las sacamos y le damos la vuelta a todas. Las ponemos otra 1/2 horita y ya tienen que estar doraditas y oler de maravilla. Ahora es cuando aparece alguien otra vez y pregunta: "¿A qué huele tan bien?" Pues a las alitas, alma mía... Las colocamos bien en una fuente y salseamos. Servimos calientes.
video

7 comentarios:

  1. ÑAMMMM ÑAMMM ÑAMMMM
    Mi jefe les echa Anis y miel.. no me preguntes las cantidades, pero de sabor espectacularessss y unos ajos en la rustidera.. mmmm pero las tuyas tienen una pintaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  2. Gracias, chicas! Belén, pregúntale a tu jefe, así como de pasada, que cuánto anís y cuánta miel, a ver si le copiamos la receta :P

    ResponderEliminar
  3. Original hasta en el nombre de la cocinera,; Las alitas ahora las voy a hacer ahora mismo, si me gustan y también a mis nietos ( que son auténticos devoradores de alitas ) ya te comentaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maestrillo :)
      Espero que os gusten tanto a ti como a tus nietos, ya me dirás!!
      Bss

      Eliminar
  4. Me la apunto para hacerla en breve, a mi hijo le encantan las alitas, gracias por la receta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse. Ya verás como le gustan, tienen que quedar bien tostadas.
      Bienvenida al blog.
      Besitos, guapa

      Eliminar